4 de septiembre de 2014

iRoNmAn, que complicado eres

Esa liberanción llegando a la meta. Por dentro no iba tan risueño
El Ironman es una prueba complicada, muy complicada. Es lo más que puedo decir después de finalizar mi 6º IM, el 3º de la franquicia IRONMAN. Copenhagen. El caso es que seguimos sin poder rendir al nivel que uno piensa que pudiera hacerlo, aunque quizás haya que claudicar ante la evidencia, y dejar de pensar eso que muchos nos decimos: "Yo creo que valgo más". Complicada porque creo que la mayoría de nosotros vamos sin la preparación suficiente a esta distancia de los 3800m+180km+42km, es difícil sacar el volumen de entrenamiento necesario para esta prueba, sobre todo para aquellos que no estamos tocados por una genética privilegiada y además "compaginamos" la larga distancia con familia y trabajo. Complicada porque en una prueba tan larga es raro que no te pase algo, algo que aún con aparentemente poca relevancia sin embargo, en una prueba de estas características, su efecto se multiplique (te hidrataste poco, comiste demasiado, elegiste mal los calcetines, etc, etc!), aunque quizás todo este repertorio de excusas que proferimos solo sean eso, simplemente excusas.
Después de 15 años haciendo triatlon, y habiendo pasado por todas las etapas de un modo "racional" (primeros años distancia sprint, luego olímpicos, continuando con media distancia para pasar finalmente a la larga distancia) en mi caso puedo decir que sí, que "domino" la distancia hasta el medio IM, pero que el IM sigue haciendo conmigo lo que quiere. Dominar la distancia para mí significa tener en mente durante la carrera ir lo más rápido posible, disfrutar de ese puntito de agonía, controlar tus músculos y tus zancadas, poder andar al día siguiente con normalidad... y no dominar la distancia es lo que me ocurre a mí en estos IMs: Acabar en modo "supervivencia", dar una zancada después de otra pensando que no vas a poder dar otra más porque se te van a enganchar todos los músculos y tendones de tus piernas... Al IM de Copenhagen iba con el objetivo, y esperanza, de hacer una buena carrera, lo cual pasaba por "dominar" la distancia. Sin embargo, volvió a ocurrir, en el km30 de la maratón volvimos a "petar", y de ahí a meta 12kms en modo "supervivencia". Las excusas ya me las he puesto yo todas (quizás incluso alguna hasta tenga algo que ver ;-), y no es cuestión de publicitarlas para que me parezcan más creíbles, el caso es que la "rotura" se produjo, de nuevo. Lo siento por Sara, me temo que lo tendré que volver a intentar otro año, quizás en el 2016, en 2015 ya le he dicho que no será "año IM" (aunque al final vaya entrenar el mismo número de horas, aunque las pruebas que haga sean más cortas, pero no se lo digáis).


Me conformo con llegar de noche en Hawaii. Tan contento como ellos.

Hasta aquí las reflexiones "negativas", la positiva, muy positiva, es que la ""suerte"" (entrecomillado doble intencionado) que me faltó en carrera la tuve en el "roll down" de los slots para la clasificación del Kona. Así que para allá nos vamos, a la "meca" (junto a mi compañero Luis de Arriba) a vivir la experiencia del Ironman de Hawaii, Campeonato del Mundo de la distacia y de la franquicia, donde dicen que empezó todo. A tomármelo como un premio a estos años disfrutando de este deporte, y tremendamente contento aunque no lo parezca. Meta a la cual hemos llegado a pesar de algunos obstáculos, algunos siguen y seguirán ya conmigo, pero que los intentamos saltar cada día. Lugar donde si me dicen que pudiera llegar, cuando empecé con esto, no me lo hubiera creido, y no es una frase hecha. Podiums en GGEE de Campeonatos de Madrid, de España e incluso del Mundo, poder correr en Hawaii-Kona... para un globero que le hubiera gustado ser "bueno" son un agradable bálsamo. Aunque aún me sigue faltando "mi" Ironman. Así que me toca seguir aprendiendo para poder licenciarme también en Ironman, tomaremos Hawaii como un viaje de fin de curso antes del doctorado.

2 comentarios:

Macario dijo...

Tal y como le he puesto a Luidgi... Enhorabuena!!!
A seguir disfrutando.

Makoto dijo...

Eres el puto amo Enrique. Mi ejemplo a seguir!!

Mucha suerte en Hawaii!!