4 de diciembre de 2009

El Restaurante

Dedicado a la pareja Chulo-Barbie. Y también a Espe...
A Chulo y a Espe porque a mí también me gustaría tener (a veces) mi restaurante. A La Barbie porque siempre tiene alguna idea de restaurante en la cabeza.... (y también montó el suyo). Aunque yo no montaría con ella ni una tienda de chuches... ;-)



Para el que quiera ver la historia entera: Parte2, Parte3 y Parte4

4 comentarios:

Ramón Doval dijo...

¡Avisad para la inuguración! Por cierto, menudos gemelos se cogen conduciendo el troncomóvil, ¿no?

Nacho Cembellín dijo...

Negro bragao, con pitones cruzados entra por chicuelinas:

En cuanto me monte otro y gane, que no facture porque eso ya lo hice, mi primer millón de €, te contrato como director administrativo. Fijo que no fallo en el contrato... eso si, los excel se los pasas al chulo que el seguro que se los lee ;-)

Esperanza dijo...

Estoy impaciente por ver el resto de la historia (le dedicaré un rato esta noche). Mientras tanto:

- Me pierdo algo porque esto viene de alguna conversación que habéis tenido en esas comidas "que me pierdo"....

- Wilma me ha recordado muuuuucho a Sara.

- Montar un restaurante va unido a agenciarse un cargamento de antiácidos. Ya sabes, para prevenir las úlceras.

edecast dijo...

Ramón: Te avisaremos (si se produce tal inaguración, que lo dudo). Pero en cualquier caso seguro que te pillamos en el otro lado del globo...

Barbie: Tus trapicheos vendiendo pirulas en los "aftehours" no cuenta como trabajo "remunerado". Así que borra ese millón "facturado". Y cuanto te montes otro sarao no te olvides del Chulo, en todo sarao que se precie hace falta café ;-)

Espe: No te pieredes nada. Estoy faltando a las comidas que no tengo tiempo, no llego. Si has visto el final de la historia ves que vuelven al "redil" ;-)
Yo las úlceras ya las llevo, así que...