9 de julio de 2009

Por mi parte, lo que te recomiendo (Dani dixit)

Pues ya nos marchamos, y uno se pone "tierno" en estos momentos. Con el permiso de Dani dejo aquí un mail que él manda a un amigo para darle ánimos antes del IM. Es un extracto muy representativo de sensaciones y memorias:
------------
Por mi parte, lo que te recomiendo…
Vive estos días con tranquilidad, pero acordándote de los pequeños detalles, de las cosas que te hicieron dormir peor, de aquello que te ponía nervioso.
Escribe para ti, en un mail tuyo, cada chorrada que se ocurra o que te vaya pasando en estos momentos previos. Todo eso quedará para quien lo necesite en el futuro, para ti y para tus hijos.
Abraza a alguien en la salida, con el neopreno ya puesto. Y desearos fuerza y suerte. Sí, en un IM hace falta también suerte, aunque algunos no lo crean.
Cámbiate en la T1 pensando que vas a volar sobre el asfalto.
Nota, según pasan los km en bici, que cada vez vas más fácil.
Si no piensas batir ningún record, tendrás tiempo para pensar en la bici. Recuerda a los que te quieren, a los que están contigo, a los que se fueron antes de tiempo, a los que algún día te echaron una mano para llegar donde estas. Piensa en cómo empezaste en esto. Piensa en cuando eras pequeño y te reías montando en bici hasta las tantas. Piensa en tu madre. En Henna. Piensa en la yegua blanca que llevas bajo las piernas. Piensa en comer de vez en cuando, pero sin agobios. Piensa y siente el viento en la cara. Piensa que estás vivo. Tararea alguna canción que te emocione. Sonríe. Sonríe. Sonríe siempre.
Antes de dejar la bici a un voluntario pasa la mano sobre el tubo horizontal y agradece que te haya llevado tan lejos, en el tiempo y el espacio, durante todos estos meses. Da las gracias al voluntario, se las merece.
No tengas prisa en la T2. Tómate tu tiempo para cambiarte a gusto, atar las zapatillas con cuidado y beber algo.
Piensa que lo difícil está hecho. Cuando me crucé con Zubi en el IM de LZ (recién salido a correr) y me preguntó cómo iba (él llevaba ya una vuelta) yo le dije “esto está hecho, ahora sólo hay que ir y volver 4 veces”. Me lo recuerda de vez en cuando pensando en el optimismo con el que afronté los 42km.
Bebe. Párate si hace falta y bebe y come algo ligero.
Nota tu comunión con el resto de participantes mientras corres. Nota que eres parte de una gran familia, de una hermandad. Piensa que eres un superdotado y que estás rodeado de gente cojonuda, como tu.
En la última vuelta saluda y despídete de los voluntarios. Sin ellos esto no sería posible. Hazlo de corazón.
Dedica para ti el último km. Reserva fuerzas para correr, pero no lo hagas muy deprisa. Aprovecha para fijar en tu cabeza esa sensación y poder recordarla en el futuro. ¿He dicho ya que debes sonreír?
Yo no lloré en meta, lo hice a las 5 de la mañana, pero imagino que ya sabes que las lágrimas no oxidan a los hombres de hierro.
Besa a Henna al entrar en meta y agradécele que esté a tu lado. Dile la verdad, que sin ella ese día y ese momento no serían posibles.
Me das una envidia que no te imaginas, cabronazo.
Un abrazo,
Dani“

6 comentarios:

Mildolores dijo...

Escribir cualquier cosa después de esto es absurdo. Así que aquí dejo mi absurdo asentimiento a tanta razón.
Simplemente hazlo.

Dani dijo...

Me alegro de que os haya gustado. Por cierto, me voy a llamar a la SGAE, a ver cuánto me debéis

Gustavo Quirós dijo...

Que bueno!!! SUERTE DISFRUTA Y YA SABES ¡¡¡¡SONRIE!!!!

inma dijo...

Es muy emotivo y sobre todo trasmite mucho y desde el interior.

SUERTE

inma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ramón Doval dijo...

Muy chulo ese Dani.